Danzas de la muerte

A finales de la Edad Media se desarrolló un género artístico llamado Danzas de la muerte. En ellas un personaje alegórico que representa a la muerte va invitando a distintas personas a un baile macabro, recordando el tópico del poder igualatorio de la muerte (en latín, omnia mors aequat). Tanto los poderosos como los humildes, todos acaban igualados por la muerte.

dance-death-altzenbach-17thc

Otro tópico literario frecuente en la época es el de la Rueda de la Fortuna.

Hortus_Deliciarum.jpg

ruedadelafortuna-stowe54

Representa la vanidad e inestabilidad de las cosas mundanas en sus cuatro fases medievales (reinaré, reino, reiné y no tengo reino).

ruedadelafortunaylamuertebajoelc381rboldelavida

De esa época final de la Edad Media es también uno de los poemas más célebres de la literatura hispana: las  Coplas a la muerte de su padre de Jorge Manrique. Para entenderlas, quizá te ayude imaginar una situación como esta.

Conor tenía solo cuatro años cuando cayó desde el piso 53 de un rascacielos de Nueva York. Su padre, uno de los más grandes guitarristas del siglo XX, Eric Clapton, creó a raíz de la muerte de su hijo una de las más hermosas canciones de todos los tiempos, “Tears in heaven”.

Clapton transformó el terrible dolor de aquella muerte en arte. Quizá era la única forma de seguir viviendo con aquella espantosa carga.

En literatura se llama elegía a la composición que lamenta una pérdida como la muerte de un ser querido. La elegía más conocida de la literatura medieval fue compuesta por el poeta cortesano Jorge Manrique: Coplas a la muerte de su padre.

En un momento de la exitosa serie Isabel, la actriz Michelle Jenner (en el papel de la reina) lee un fragmento de las Coplas de Manrique. Vídeo Youtube

Pulsa para acceder al vídeo de Isabel leyendo a Jorge ManriqueEl reinado de Isabel la Católica se caracterizó por numerosos hitos históricos: el patrocinio del viaje de Colón a lo que él pensaba que eran las Indias; el final de la Reconquista en la península; la publicación de la primera gramática en lengua romance (la de Nebrija, en 1492)…

Quizá es menos recordado su papel como protectora de poetas e intelectuales. En su corte se creó un ambiente acogedor para la creación literaria, tal como explica Nicasio Salvador Miguel, catedrático de Literatura de la Universidad Complutense de Madrid en su artículo “Isabel la Católica y el patrocinio de la actividad literaria”.

Captura de pantalla 2017-11-09 a las 22.25.39.png



Guardar

Esta entrada fue publicada en 3º ESO, Edad media, Literatura, Medieval. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s